Jueves, 4 junio 2020
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
Lic. Romina Paoloni Dir. Analysis Consulting
07/05/2020
Somos seres sociales. Mantengamos lo vincular
Somos seres sociales. Mantengamos lo vincular¿Por qué resulta tan difícil vivir en aislamiento social? En primer lugar, sufrimos el encierro obligado, la privación de la libertad sin haber realizado ningún acto que lo amerite… El impedimento de ir hacia donde queremos, reunirnos con quien queremos, realizar la actividad laboral o recreativa que queremos… Además, “somos seres sociales” y necesitamos de “lo vincular” en nuestras vidas.

Aristóteles nos dice: “el hombre es un ser social por naturaleza”, ya que nace con la característica social y la va completando a lo largo de su existir. Nos recuerda: “se es, en tanto se co-es”; esto significa que cada hombre posee una dimensión individual (que genera su personalidad o ser), que está integrada a una dimensión social (que faculta su convivencia en sociedad, aprendizaje que conocemos como “proceso de socialización”).

Un hombre aislado no puede desarrollarse como persona; de ahí nuestra tendencia a agruparnos, en lugar de aislarnos. Y hasta resulta insuficiente e inventamos “nuevas formas” de agruparnos y comunicarnos, como lo traduce el nacimiento de las redes sociales.

“Lo vincular” resulta indispensable en nuestras vidas. Y trasciende a las personas que conviven con nosotros; normalmente tenemos una red de vínculos que hoy necesitamos mantener. Es por ello que buscamos la forma de comunicarnos a través de distintos medios, más allá de la actividad laboral o educativa: así surgen reuniones virtuales con los familiares que no convivimos; estudiantes que -una vez finalizada su clase- se reúnen “para hablar de otra cosa”; y hasta empleados que se agrupan fuera de la convocatoria programada para compartir un diálogo referido a cómo van llevando este tiempo…

MANTENGAMOS LO VINCULAR. Si se está transitando en soledad esta cuarentena es importante llamar o escribir un mensaje a alguna persona, dedicar un rato del día a compartir con “el otro”. Si estamos transitando este tiempo acompañados, no dejemos de contactarnos con las personas que forman parte de nuestro entorno. Un “hola, ¿cómo estás?” puede cambiar el estado de ánimo! Y ya que no podemos abrazarnos de modo tradicional… ¡procuremos abrazarnos con las palabras!


Lic. ROMINA PAOLONI
Socióloga USAL - Directora de “Analysis Consulting”