Sábado, 16 enero 2021
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
CONMOCIÓN MUNDIAL
25/11/2020
Murió Diego Armando Maradona por un infarto masivo
Murió Diego Armando Maradona por un infarto masivo
Diego Armando Maradona, ex futbolista y director técnico de reconocida trayectoria, murió este miércoles a los 60 años, luego de sufrir un infarto masivo en su domicilio en un barrio privado de Tigre, en la zona Norte del Gran Buenos Aires. Allí continuaba su recuperación ambulatoria, luego de haber sido operado el pasado 3 de noviembre de un hematoma subdural.
El astro del futbol, ganador del Mundial’86 con la selección argentina, fue ingresado de urgencia hace tres semanas en una clínica de la ciudad de La Plata, por un problema relacionado con el bypass gástrico al que se sometió en 2005. 

Diego Armando nació a las 7.05 del domingo 30 de octubre de 1960 en el Policlínico de Lanús, ubicado entonces en la calle Río de Janeiro al 1910. Hijo de Dalma Salvadora Franco y don Diego Maradona, era el cuarto de ocho hermanos. A los tres años le regalaron su primera pelota de fútbol. La primera noche durmió abrazado a ella. No la soltó nunca más. Estudio en el Comercial Avellaneda hasta que el fútbol cerró su etapa escolar, a los 12 años.

Tenía 10 cuando alzó su voz por primera vez ante un micrófono y miró a cámara para contarle al mundo sus dos sueños: "Jugar el mundial y salir campeón". Fue una tarde de agosto de 1973 cuando fue entrevistado por el periodista Horacio Del Prado para El Gráfico.

Tenía 12 años Maradona y la gente ya tuiteaba sobre él en formato de carta de lectores. Duré, Celvaggi, Lucero, Estévez, Carrizo, Chamán, Rodríguez, Della Buona, Maradona, Santagatti, Trotta, Delgado, Sánchez, Montaña, Escobar, Ojeda, Mongiardín. Eran los Cebollitas de 1960, equipo al que Diego se incorporó a sus 9.

PRIMERA
Diego llegó a Argentinos Juniors con edad de Novena División, tras ser descubierto por Francis Cornejo, histórico coordinador de las divisiones inferiores del Bicho. Al año siguiente pasó a Octava y con apenas 15 años debutó en Primera. Fue el 20 de octubre de 1976 en un partido frente a Talleres, por el campeonato nacional. Juan Carlos Montes, el técnico que lo puso, lo seguía a cada paso en las inferiores. “Quería avisarle que el domingo usted va a jugar en la Primera. Así que, desde el martes, entrena con los titulares”, le avisó.

Firmó su primer contrato a los 17 y le pidió a la dirigencia una sola cosa: “Una casa, para vivir con mis viejos y mis siete hermanos, así estamos todos juntos. Todos viven conmigo”, dijo orgulloso.

SELECCIÓN
Tal era el impacto del 10 que con apenas 16 años y cuatro meses debutó en la Selección Mayor: fue el 27 de febrero de 1977 cuando ingresó en lugar de Leopoldo Jacinto Luque en un 5-1 de un amistoso ante Hungría. "Prepárese que va a entrar. Haga lo que sabe”, le pidió César Luis Menotti.

Maradona fue el máximo goleador de los torneos argentinos de los años 1978, 1979 y 1980, mientras que en 1979 integró la selección juvenil que ganó Mundial de Japón de la categoría Sub 20. De ese campeonato que tuvo nombres inolvidables, Diego fue el Balón de Oro, el mejor de la Copa.

BOCA
Lo fueron a buscar América de Cali de Colombia, Sheffield United de Inglaterra. Lo quiso River y le ofreció contratarlo por la misma cifra que ganaba Ubaldo Fillol, la máxima estrella del equipo. Dijo que no, porque quería jugar en Boca, club por el que fichó en 1981. Debutó el 20 de febrero contra Talleres de Córdoba y el Xeneize ganó 4 a 1 con dos goles suyos. Ese año terminó para Diego con la obtención del Torneo Metropolitano, el único título que obtuvo en la Argentina.

Diego ya era Maradona. Con la camiseta del Xeneize ya le había hecho cuatro goles en cuatro partidos a River (más los cinco que le había convertido con Argentinos), entre ellos uno inolvidable de tiro libre en el Torneo Nacional del 81.

LA COPA
Todo aquello le valió, con 21 años, el llamado del Flaco Menotti para integrar la Selección Mayor que disputó el Mundial de 1982. Esa fue su primera Copa del Mundo y el 18 de junio de 1982 anotó ante Hungría sus primeros dos goles en la máxima cita de la que Argentina se fue muy prematuramente, en segunda ronda.

Pero la leyenda Maradona se contaría por todo lo alto en América, con el título que ganó con la Selección Argentina en el Mundial de México 1986. Sus goles a Inglaterra, el primero con la mano, "la de Dios", y el segundo considerado como el Mejor gol del Siglo XX. 

CAÍDA
Diego Armando Maradona había regado de gloria al pueblo futbolero. Ya se había enfrentado a buena parte del poder en su paso por Boca y humillado a los grandes en Italia. Ya había sido campeón del mundo y finalista en Italia 90. Era una leyenda de todos los tiempos cuando aún no había cumplido los 30 pero fue aquel un tiempo en el que su adicción a las drogas ya había empezado, aunque recién comenzaba a trascender como un verdadero problema.

En 1991 un control antidopaje detectó consumo de cocaína y el 30 de junio de 1992 el Comité de Disciplina del fútbol profesional italiano lo suspendió por 15 meses. La imagen más impactante, sin embargo, fue tomada en Buenos Aires, adonde viajó para atravesar su castigo, cuando el 26 de abril de 1991 y tras un allanamiento en un departamento del barrio de Caballito fue detenido por la policía federal por posesión de drogas. Quedó en libertad el 28 de abril de 1992 pero la causa siguió pesando sobre su figura.

RETIRO
Regresó a la Argentina para jugar primer en Newell’s (1993-1994) y después en Boca, en 1995. En el medio, el Mundial de Estados Unidos, el último en el que vistió la camiseta de la Selección Argentina y aquel en el que mencionó otra histórica frase tras su dóping positivo en el control posterior al triunfo por 2 a 1 ante Nigeria por la segunda fecha de la fase de Grupos. “No quiero dramatizar, pero creéme que me cortaron las piernas”, dijo tras ser excluido de esa Copa del Mundo.

Su regreso a Boca como futbolista en 1995 después de malogrados intentos de lanzarse como DT en Mandiyú de Corrientes y en Racing, no tuvo grandes impactos y el 25 de octubre de 1997 jugó su último partido como profesional, por la fecha 10 del Apertura, y nada menos que ante River.

SALUD
Acaso la primera de las más delicadas etapas en la vida de Maradona, con excepción de su primera internación ocurrida en 1997 por un cuadro de presión arterial sufrido en Chile, fue en enero de 2000 cuando fue internado de urgencia en el Sanatorio Cantegril debido a una crisis hipertensiva y un cuadro de arritmia ventricular. Se encontraron restos de cocaína en su cuerpo y una vez que le dieron el alta viajó a Cuba para someterse a una desintoxicación y tratamiento contra su adicción.

TÉCNICO
En 2008 asumió la conducción técnica de la Selección Argentina. Fue un ciclo mejor de lo que se lo recuerda, con 24 partidos dirigidos de los cuales ganó 18, no empató y perdió seis, pero sentenciado por el lapidario 0-4 ante Alemania en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010.

Sin lugar en el fútbol argentino pese a la oportunidad que esperaba y aseguraba merecer, Diego encontró en el exterior su continuidad como DT. Primero en el Al Wasl de Emiratos Árabes y más tarde allí en el Al-Fujairah. En 2018 Dirigió a los Dorados de Sinaloa en México pero la espina seguía clavada en su costado. Su país le daba vuelta la cara cada vez.

En esta, la década que transcurrió hasta el presente, sufrió otras cuatro internaciones y hasta una muerte que no fue. En 2012 fue ingresado por cólicos renales, en 2018, tras la última fecha de la zona de grupos del Mundial Rusia 2018, vivió con tanta emoción el triunfo de la Selección ante Nigeria, por lo que se descompensó y fue internado. Ese día se informó de manera falsa que había fallecido.

En 2019, en tanto, sufrió un sangrado estomacal por el que también debió ser atendido de urgencia. El llamado de Gimnasia de La Plata para ofrecerle en 2019 el cargo de entrenador volvió a darle sentido a su vida. 

ÚLTIMO FESTEJO
Llegó el viernes 30 de octubre de 2020. El día en que cumplió 60 años. El mundo celebraba la Navidad Maradoneana desde el primer minuto del día con saludos y homenajes que se extendieron durante toda la jornada, un día en el que en circunstancias del reinicio del torneo argentino tras más de siete meses de pausa por la pandemia, mostró una imagen impactante: un muy mal estado de salud que apenas le permitió estar un puñado de minutos en el campo de juego donde Gimnasia hacía su presentación y con la permanente asistencia de sus colaboradores antes de retirarse a su domicilio y, más tarde, ser internado en una clínica de La Plata. Fue el cumpleaños más triste.

Primero fue estabilizarlo emocionalmente por el bajón de ánimo con el que llegó. Luego se intentó reorganizar sus dosis de medicamentos, todos los que consume. Su médico ordenó distintos estudios para establecer un diagnóstico: se determinó un hematoma subdural por el que debió ser trasladado a una clínica de la zona norte del conurbano bonaersense para someterse allí a una cirugía que descomprimiera el cerebro presionado por el coágulo.
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
Quilmes Compra Publicaciones Quilmes Compra Publicaciones
Óptica Puerto Luz
Quilmes Compra Publicaciones
Joyeria Cielo
Quilmes Compra Publicaciones
Central Sur