Jueves, 13 agosto 2020
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
DEPORTES
06/07/2020
Se cumplió un nuevo aniversario del ascenso de Quilmes a Primera
Se cumplió un nuevo aniversario del ascenso de Quilmes a Primera
Ayer se cumplieron diecisiete años de aquél 5 de julio del 2003, cuando Quilmes empató 0 a 0 con Argentinos Juniors en cancha de Ferro y ascendió a Primera tras once años de frustraciones. Un logro inolvidable.
De 1992 al 2003, El Cervecero estuvo once años en el Nacional B, en el que transitó por frustraciones, cinco finales perdidas y un revés tras otro. Muchas de estas finales o semifinales se dieron en los últimos años, entre el 98 y el 2001. Sin embargo, en julio del 2003, un equipo cortó con aquella larguísima malaria y logró ascender a Primera. Fue el que dirigía Gustavo Alfaro. Ayer se cumplieron diecisiete años.

Quilmes venía de tres años consecutivos de ilusionarse durante toda una temporada y chocar en el final. En el torneo 99/2000 perdió las finales con Huracán y Los Andes, y la promoción con Belgrano. En el 2000/2001, perdió la final con Banfield y otra promoción con Belgrano. En el 2001/2002 terminó segundo, detrás del campeón que logró el ascenso directo: Olimpo de Bahía Blanca. Los tiempos de vacas gordas con el Exxell Group se terminaban y Quilmes, a pesar de haber contado con los mejores planteles y cuerpos técnicos, no había logrado volver a Primera. Once años de Nacional B, tras el descenso de 1992, demasiado para un equipo que siempre había peleado arriba pero que no lograba coronarse. Olimpo ascendió en 2002 pero su entrenador, Gustavo Alfaro, fue despedido y no se quedó para dirigir en Primera. Entonces Quilmes, ya con un presupuesto más austero y sin demasiadas estrellas, lo volvió a convocar (Alfaro ya había tenido un paso anterior sin demasiado éxito) para tener una revancha en el primer club de Buenos Aires que le había dado la oportunidad de dirigir. Y fueron llegando varios jugadores, algunos de Rosario (Santiago Raymonda, Silvio Iuvalé, Danilo Gerlo), otros de Tucumán (Raúl Saavedra), de La Plata (Leandro Benítez, Lucas Nardi, Israel Damonte), se repatrió a Cristian Torres (ya había estado antes en Quilmes con Alfaro), se sumaron un par que ascendieron con 'Lechuga' en Olimpo (Luciano Ceballos, Leandro Desábato y Darío Fernández), y junto a los sobrevivientes de las finales perdidas (Rodrigo Braña, Marcelo Elizaga, Sergio Marclay y Agustín Alayes, entre otros), se dio inicio a una nueva ilusión.

UNA CAMPAÑA QUE FUE DE MENOR A MAYOR
Aquél torneo tuvo un Apertura y un Clausura, y los dos punteros debían jugar una final para ascender. Sin embargo, Rafaela ganó ambos torneos y ascendió directo, sin disputar ninguna final. Por ello, ese partido final lo jugaron el segundo y el tercero de la tabla general, es decir, Argentinos Juniors (segundo) y Quilmes (tercero). La primera rueda de Quilmes fue buena, quedó tercero a cinco puntos del líder Rafaela y a tres del escolta Argentinos. En la segunda rueda, Quilmes sumó dos refuerzos que llegaban de Primera (de Unión de Santa Fe), Gustavo Raggio y Martín Mazzoni. A pesar de las incorporaciones, la campaña de entrada fue mala, porque en las primeras siete fechas, de 21 puntos, Quilmes obtuvo sólo 8 (dos victorias, dos empates y tres derrotas). Para colmo, las lesiones graves de Mazzoni y Marclay obligaron a buscar nuevos refuerzos, por lo que llegaron Héctor Aguilar y Alejandro Abaurre. Aparecieron chicos del club que prometían, como Diego Torres y Daniel Cigogna. El clic fue la derrota en la séptima fecha en el Centenario, 0-3 con San Martín de San Juan, donde todo el estadio pedía la salida de Gustavo Alfaro. Sin embargo se lo sostuvo y se sumó a Humberto Zuccarelli como "asesor" de Lechuga. Y los resultados empezaron a verse enseguida. Porque tras el empate en Caballito ante Argentinos en la octava fecha y dos igualdades más, a partir de la fecha 11, el equipo empezó a ganar. Y de los últimos nueve en encuentros ganó seis, empató dos y perdió sólo uno. Así, el empate 0 a 0 en la última fecha en casa ante Belgrano lo dejó tercero, por lo que al ascender directo Rafaela jugaría una final con el segundo: Argentinos y Quilmes, primero en el Centenario (la ventaja deportiva era para El Bicho) y luego en cancha de Ferro.

UN DESAHOGO INOLVIDABLE
En la final de ida, El Cervecero se impuso en el Centenario por 1 a 0 con gol de Agustín Alayes. En la revancha, en cancha de Ferro, fue empate 0 a 0. Así, después de once años en la B Nacional, Quilmes logró el ascenso a Primera, en un desahogo enorme cargado de frustraciones a lo largo del tiempo. Además, aquél equipo sería base del que luego, en Primera División, haría sesenta puntos y se clasificaría a la Copa Libertadores de América. Pero esa ya es otra historia. Lo cierto es que ayer se cumplieron diecisiete años de aquél empate con Argentinos que significó la vuelta a Primera. Y hay que celebrarlo.


 
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
Betular Maria Fernanda, Veterinaria
WeekON Publicaciones
Luis Productos de Limpieza
WeekON Publicaciones
Óptica Universo Visual