Domingo, 31 mayo 2020
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
DEPORTES
15/05/2020
Se cumple una década del ascenso de Quilmes a Primera División
Se cumple una década del ascenso de Quilmes a Primera División
El viernes se cumplieron diez años de aquél empate 0 a 0 ante Belgrano de Córdoba que significó el ascenso del Cervecero a Primera División de la mano de Jorge Ghiso. Un logro que terminó alcanzándose con lo justo.
Parece que fue ayer. Una década se cumplió del penúltimo ascenso de Quilmes a la máxima categoría del fútbol argentino. El último fue el del 2012 en Puerto Madryn. Quizás ese logro hizo que no todos recuerden al del 2010. Aquél equipo que dirigieron José María Bianco y luego Jorge Ghiso, con nombres como los de Facundo Sava, Juan Manuel Herbella, Walter Ribonetto, Marcelo Pontiroli, Emanuel Trípodi, Miguel Caneo o Pablo Garnier. Una campaña que terminó deslucida, pero que no deja de ser para destacar.
Este viernes se cumplieron diez años del penúltimo ascenso de Quilmes a Primera División. Fue cuando el 15 de mayo del 2010 igualó 0 a 0 como local ante Belgrano de Córdoba. Ese punto le bastó para sumar la cantidad necesaria para conseguir el segundo ascenso, detrás del campeón Olimpo de Bahía Blanca, que llevaba tal ventaja que se había coronado un par de fechas antes. El Cervecero sufrió, estuvo sin poder ganar en los últimos seis encuentros (con cinco empates y una derrota), pero de todos modos consiguió el objetivo.
Había sido un torneo sufrido. Quilmes se había armado como para ascender, centrado más en sumar jugadores de experiencia que juventud. Aquél equipo que armó y dirigió en la primera rueda el DT José María Bianco, tenía veteranos como Juan Manuel Herbella, Marcelo Pontiroli, Walter Ribonetto o Facundo Sava, entre otros. Además, había valores destacados como Sergio Meza Sánchez, Ramón Lentini o Mauricio Carrasco, y algunos chicos del club que empezaban a afianzarse como Nicolás Agorreca, Claudio Corvalán, Francisco Cerro o Enzo Kalinski. Además, en aquél torneo, llegó proveniente de la Comisión de Actividades Infantiles un arquero que tenía pasado en Unión de Santa Fe, y que en El Cervecero tendría las mejores actuaciones de su carrera, por lo que fue clave en aquél ascenso: Emanuel Trípodi. Así, el equipo hizo una buena primera rueda, siempre segundo detrás de Olimpo, pero se cayó un poco en las últimas tres jornadas. Tras la derrota en Córdoba por goleada ante Belgrano, Bianco dejó su cargo.

SE SUFRIO HASTA EL FINAL
En la segunda rueda llegó para hacerse cargo del equipo Jorge Ghiso, que en la primera mitad del torneo dirigía a Ferro, de buena campaña, y que justamente le había ganado a Quilmes en Caballito. Pero la clave estuvo en los refuerzos: llegaron el defensor uruguayo Sergio Rodríguez, el lateral Emmanuel Martínez, el volante Sebastián Battaglia y dos viejos conocidos que a la postre serían claves: Pablo Garnier y, sobre todo, Miguel Caneo.
La segunda rueda comenzó con una derrota por goleada en Corrientes ante Boca Unidos, pero fue sólo un tropezón. El equipo se fue afianzando y de los siguientes diez partidos, ganó ocho y perdió dos, con triunfos épicos en canchas muy complicadas del interior del país (en Jujuy, San Juan y Córdoba). Tras la victoria 1 a 0 como local ante Tiro Federal de Rosario, faltaba muy poco para lograr ese ansiado ascenso, pero los tres puntos comenzaron a ser esquivos. Así, en las últimas seis jornadas, Quilmes perdió de local con Ferro (que casualmente dirigía José María Bianco, DT cervecero de la primera rueda) y empató los cinco partidos restantes. El 1 a 1 en Vicente López ante Platense lo habían dejado a un paso del ascenso, ya sacándole una buena diferencia al tercero, Atlético Rafaela, por lo que un punto en casa ante Belgrano en la última jornada le bastaría. Y así fue, empate 0 a 0 y vuelta olímpica en el Estadio Centenario. Luego Jorge Ghiso dejaría el cargo, llegaría Hugo Tocalli con muchos refuerzos y de aquél equipo que logró el ascenso, muy pocos quedarían. Pero esa ya es otra historia. Diez años pasaron de aquél empate ante Belgrano. Fue un torneo duro, largo, de treinta y ocho fechas, todos contra todos, en el que ascendían los primeros dos. El campeón indiscutido fue aquél Olimpo que dirigía Omar De Felippe. Y El Cervecero fue el segundo, y así logró regresar a la máxima categoría del fútbol argentino. Una campaña deslucida porque se desinfló al final, pero con un plantel lleno de nombres fuertes que le dieron otro logro importante a Quilmes, un logro que, en comparación a la pobreza futbolística de los últimos años, hoy parece gigante.


 
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
Gramaje Soluciones Gráficas
WeekON Publicaciones
Sanit-Gas Bernal
WeekON Publicaciones
Gustavo Santos