Lunes, 16 septiembre 2019
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
Ex funcionario y un dirigente
22/04/2008
Ex funcionario y un dirigente político siguieron su discusión en Tribunales
La cuestiones públicas en un Estado de Derecho, son por definición espacio de controversia. Sólo en los regímenes totalitarios los jerarcas tienen prerrogativas por sobre la ciudadanía, no así en una República.
Cualquier ciudadano que se dedica a las cosas públicas, mucho más si resulta electo como concejal, sabe a qué se enfrenta. Lo elije, como parte de su gestión de vida. Acepta que los vecinos le pagan un salario para ello. Así como disfruta de los halagos del poder, sabe que se enfrenta a la crítica y también a la incomprensión. Aquino no es una excepción; aunque su caso, por varias razones, apunte a quedar en la historia de la ciudad.
Para la jurisprudencia argentina, resulta clara la distinción entre la protección que reclama el honor de un vecino de a pie, que no sabe cómo defenderse, en contraposición al cobijo que reclama una persona profesional del debate que además está obligada a una vida transparente y abierta al escrutinio público.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES II
Tampoco es lo mismo un funcionario que cobra de los dineros públicos como el caso de Aquino, que un vecino que elige intervenir en cuestiones de interés público en sus tiempos libres, como es el caso de Fiezzi. El debate acalorado de las ideas, la disputa in extremis de posiciones es propia del sistema democrático y el funcionario es el más obligado. Aquino, no es una excepción, aunque el trato que le ofrecieron sus propios líderes políticos y el devenir de su historia política apunte a dejarlo para el análisis de la historia.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES III
Las diferencias de la política no se discuten en Tribunales. No hay antecedentes que un dirigente haya resuelto ninguna situación de fondo, aún ganando un entredicho judicial. La opinión pública entiende esos recursos como prepotencias, golpes bajos, o muestras de no tener razón . Aquino, no es una excepción.
Ayer por la mañana se celebró la primera jornada del juicio oral por la demanda que el ex concejal Jorge Aquino, le entabló al dirigente justicialista Jose Luis Fiezzi. Todo comenzó como una ácida disputa pública, de las tantas que a diario se envalentonaban desde los mansos micrófonos arrodillados, por el régimen que se quiso imponer en la Comuna.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES IV
En ése clima surgió el duro cruce por el nombramiento del Defensor del Pueblo de la ciudad que el sector de Fiezzi, sintió que le habían birlado. Eran tiempos de esplendor de la era anibalo-villordiana. Para el asombro general, Aquino tuvo un nunca visto distrato en público, por parte de sus propios jefes políticos del momento.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES V
Cómo si la consigna fuera inmolar en público a un veterano tropa propia el caso Aquino, quedará en la historia política de la ciudad como uno de los linchamientos públicos más crueles que se haya vivido desde el regreso de la democracia. Para conseguirlo, se apeló sacar a la luz pública de forma reiterada hechos y recuerdos de cuestiones personalísimas, que seguramente merecerán algún fallo definitorio de la Justicia penal.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES VI
Si bien, el entredicho con Fiezzi no representa nada, en relación con la verdadera disputa de fondo vivida por Aquino, el tiempo muestra que el hombre valoró dos cosas. Por un lado, se llamó a silencio en relación a lo que le endilgaban sus jefes políticos , como si estuviera aturdido, con miedo o se sintiera incapaz de ofrecer una explicación pública convincente. Por el otro, decidió iniciar el largo camino de la Justicia en la búsqueda de mitigar el dolor espiritual que asegura haber vivido. Cuesta penar que éste veterano concejal, profesional de la controversia y confrontación, con una dilatada carrera política y legislativa, se haya olvidado los riesgos propios de su elección de vida y haya elegido recurrir a un Juez buscando una reparación.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES VII
Pasando por alto que durante las últimas semanas ambos dirigentes actuaron juntos en el ámbito del Partido Justicialista local, impulsando la declaración de su acefalía, durante la mañana de ayer, primaron los rostros adustos, como si algo serio se estuviera debatiendo.
Por imperio de su responsabilidad la Juez Irigoyen, invirtió toda su jornada judicial para escuchar penas y razones que pertenecen al cambiante mundo de la arena de las cosas públicas, dónde por momentos, el debate se torna más acalorado que lo aconsejable.

LA PELEA SIGUIO EN TRIBUNALES VIII
Claro que el tono de adjetivos que imperaban en tiempos villordianos, reproducidos alegremente por la prensa arrodillada de boca del mismísimo Intendente de la ciudad, ofrece a ésta controversia un marco aún más adverso para las pretensiones de Aquino. El próximo jueves al mediodía, será el momento de escuchar el fallo. Por cómo están las cosas, todo apunta a que sea cual sea la resolución, el caso continuará rumbo a Casación, camino a la Corte Nacional.
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
Rústico FC
WeekON Publicaciones
El Jardín de Oscar
WeekON Publicaciones
Neumáticos Gardenal