Miércoles, 1 abril 2020
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
ANáLISIS DEL 2020
25/03/2020
Balance y repaso de los números de Quilmes en la era Facundo Sava
Balance y repaso de los números de Quilmes en la era Facundo Sava
El campeonato de la Primera Nacional lleva ya veintiuna fechas disputadas. Seis de ellas pertenecen a la segunda rueda, las mismas que lleva Facundo Sava como DT de Quilmes. Un repaso a los números y a lo que viene.
El Coronavirus tiene frenado el fútbol a nivel mundial y también los entrenamientos, por ello es un buen momento para repasar números, hacer cuentas y analizar campañas. En esta oportunidad, el foco estará en el mini período de torneo en el que Facundo Sava se ha hecho cargo como entrenador del Cervecero. Un análisis a los partidos que lleva jugado el equipo, a los aciertos y errores para enfocarse en el futuro.
Con la cuarentena obligatoria para evitar la propagación del virus COVID-19 en nuestro país y por ende, sin actividad en fútbol ni en los entrenamientos (los jugadores trabajan en sus casas con una planificación que les dio el cuerpo técnico), siempre es bueno tomarse un momento para repasar los números del equipo hasta el momento en el campeonato 2019/2020 de la Primera Nacional. Pero al tratarse de un torneo largo con dos ruedas y que en el caso de Quilmes ha tenido hasta ahora tres entrenadores, el análisis será por etapas, y en este caso, la primera será la más reciente y todavía vigente, la que tiene a Facundo Sava como técnico del primer equipo. 
El Cervecero había terminado la primera rueda del campeonato con apenas 16 puntos en quince partidos, catorce con Leonardo Lemos como DT y uno con Maximiliano Serafinovich como entrenador interino. Apenas terminado el 2019, la dirigencia decidió apostar fuerte para no pensar en el descenso y apuntarle al reducido por el segundo ascenso, por ello se aumentó el gasto del presupuesto del fútbol, se contrató a un entrenador que en Quilmes había tenido un gran pasado como Facundo Sava y se buscaron tres refuerzos de jerarquía, que terminaron siendo el delantero Mariano Pavone, el volante Emmanuel Culio y el extremo Francisco Ilarregui. Hasta ahí, en cuanto al “nombre” del DT y de las incorporaciones, no había quejas y todo era ilusión, pero faltaba ver reflejada toda aquella expectativa en la cancha.

UN COMIENZO PARA LA ILUSION QUE SE FUE DESINFLANDO
Se sabía que el debut en la segunda rueda no era sencillo, nada menos que Tigre, uno de los candidatos, en el Estadio Centenario. El Cervecero ya había dado el “batacazo” en la primera rueda cuando el otrora equipo de Leonardo Lemos había derrotado al Matador 2 a 1 en Victoria. Pero esta era otra historia, los de Néstor Gorosito estaban más afianzados, en zona de clasificación al reducido y jugaban ante un Quilmes que llevaba diez sin ganar. Sin embargo, con una gran actuación del equipo y de los refuerzos, El Cervecero se impuso de nuevo 2 a 1 y comenzó a ilusionar a los hinchas. Pero la emoción duró poco. Porque en la jornada siguiente, en la visita a Defensores de Belgrano, Quilmes no le encontró la vuelta a un rival duro y perdió 2 a 0. Ese partido sería el reflejo de algo que al equipo le comenzaría a suceder en los juegos posteriores: de a ratos lograba tener buen manejo y superar al rival, generaba situaciones pero no las concretaba, y en su propio arco, cometía dos o tres distracciones por partido que las pagaba yendo a buscar la pelota adentro.

UN TRIUNFO ANTES DEL RECESO PARA MANTENER LA ESPERANZA VIVA
Tras la derrota en el Bajo Belgrano (un tropezón ante un rival que además era escolta en el torneo y que estaba invicto como local a esa altura), Quilmes jugó dos partidos seguidos como local, en los que soñaba con sumar seis puntos. No fue así. Ante dos rivales que, como Defensores, se mostraron ordenados, sólidos y sin arriesgar demasiado (como sí lo hizo Tigre), El Cervecero volvió a sufrir y apenas sumó dos puntos, con dos igualdades. Con Gimnasia y Esgrima de Mendoza fue 2 a 2, lo perdía, lo dio vuelta y se lo empataron, todo en un tiempo. En el segundo lo buscó, generó peligro pero no la pudo meter. Con Rafaela fue similar, pero 1 a 1, lo perdía, lo empató, falló goles increíbles y no le alcanzó. El peor partido fue el siguiente, en la visita a All Boys, que estaba último. Fue derrota 1 a 0 de un Quilmes que jugó muy mal. Así y todo, generó peligro y mereció más. Finalmente, como local ante Gimnasia de Jujuy, el equipo acertó una de esas que erraba, falló menos atrás y ganó 1 a 0. Y cerró esta etapa con dos victorias, dos empates y dos derrotas, 8 puntos de 18, una cifra baja de acuerdo a las expectativas que había.
Llegó el parate y la incertidumbre. Quilmes quedó a 9 puntos del último clasificado al reducido y a 5 del descenso. ¿Está para pelear la permanencia o soñar con quedar más arriba? En esto hay optimistas y pesimistas. La realidad es que por ahora el equipo ha dado menos de lo que se esperaba, aunque puede dar más. Habrá que esperar para saberlo.
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
A La Parrilla
WeekON Publicaciones
BANUS
WeekON Publicaciones
Servibrown